jueves, 12 de febrero de 2015

Buda



Se cuenta que en una ocasión Buda encontró a un hombre con una flecha clavada en un hombro. La gente que rodeaba al herido preguntaba qué podía haber sucedido: quién se la disparó, por qué, cuándo. Buda se dispuso a sacarle la flecha y dijo: "Cuando esté sano, él mismo se encargará de decirnos qué sucedió". Lo mismo con
los problemas de la mente: primero hay que sacar
la flecha, ya después veremos. Lo mejor para que
cicatrice una herida es olvidarte de ella y mantenerla al aire libre, a plena luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Buscar este blog