viernes, 20 de febrero de 2015

Beppe Grillo

BEPPE GRILLO

“La revolución es ser honestos en medio de un sistema corrupto”

El líder del Movimiento 5 Estrellas acusa a los medios de comunicación italianos de “deshonestidad intelectual

El excómico y líder del Movimiento Cinco Estrellas (MCS), Beppe Grillo, durante una rueda de prensa el pasado 23 de enero. / STEFANO RELLANDINI (REUTERS)
Hasta hace apenas unos años, Beppe Grillo (Génova, 1948) era solo un cómico que, entre broma y broma, metía el dedo en la llaga de los principales problemas de Italia. “Los espectadores”, explica durante una larga conversación en Milán, “salían de mis espectáculos diciendo: bien, Beppe, ¿y ahora qué hacemos? De aquella pregunta surgió un programa político —cuyos dos puntos principales son la renta básica y la salida del euro— y una serie de listas cívicas con las que empezamos a entrar en los ayuntamientos y las regiones hasta llegar, en 2013, al Parlamento”.

Tan es así que, en 2013, Grillo tuvo la oportunidad de aliarse con el Partido Democrático (PD) y jubilar para siempre a Silvio Berlusconi, pero prefirió no hacerlo. “Nosotros”, afirma, “no podemos pactar con el PD por dos razones muy sencillas. En primer lugar, porque es un partido que siempre ha sido socio, de una u otra manera, de Forza Italia (FI), cuyo fundador, Marcello Dell’Utri, está en la cárcel por asociación mafiosa y cuyo líder, Silvio Berlusconi, fue expulsado del Senado después de su condena por delito fiscal. El PD y FI siempre han sido socios y hacen todo lo posible para que no cambie nada en este país. La segunda razón es que aliarse con uno o con otro para obtener algo a cambio supone reproducir el viejo concepto de la política. El compromiso, los favores, yo te doy una cosa y tú me das otra, sin tener en cuenta al país y a los ciudadanos. Nuestra verdadera revolución es la de ser honestos en medio de un sistema corrupto. Hemos hecho de la honestidad nuestra bandera. Italia está muy mal, y no se dan cuenta de que si caemos nosotros aparecerá Aurora Dorada [partido neonazi griego], fuerzas de ultraderecha que están naciendo en toda Europa. Somos nosotros los que mantenemos un poco la democracia en pie. Si caemos, este país se volverá peligroso”.El asalto al poder iniciado en 2005 por Beppe Grillo y Gianroberto Casaleggio, un empresario milanés experto en redes, es ya la segunda fuerza política en Italia, y dispone de 11 alcaldes, 17 parlamentarios europeos, 91 diputados, 36 senadores y 1.500 consejeros municipales y regionales. Además de por renunciar a una buena parte del sueldo y por rechazar los 42 millones de financiación pública que le corresponden, el Movimiento 5 Estrellas (M5S) es conocido por la negativa frontal de Beppe Grillo a pactar con el resto de las formaciones políticas.
Beppe Grillo, frente a frente, es alguien muy diferente a su tronante imagen mediática. Él asume una parte de la responsabilidad — “tal vez algunos se hayan asustado un poco con lo de mandar a gritos a todos los políticos a casa, o con la amenaza de hacerles un proceso online para que devuelvan el dinero robado”—, pero acusa a los medios de comunicación italianos de “deshonestidad intelectual” al servicio de los grandes intereses políticos y empresariales. Consciente de que sus ataques a la casta —en la que incluye a todo el conglomerado del poder— le iban a dificultar el acceso a las televisiones, decidió prescindir de ellas y volcar todo el crecimiento del M5S a través de la red y, en especial, de su blog, el más visitado de Italia. “Pero ahí”, reconoce, “tal vez me equivoqué. Internet no es suficiente por el envejecimiento de la población, somos el país más viejo del mundo, y es muy difícil convencer a un señor de 70 años de que desde casa, con un clic, puede decidir si quiere entrar en la guerra de Irak, la prohibición de los juegos de azar o mejorar el futuro de sus nietos. No he conseguido llegar hasta esas personas. La gente de una cierta edad ya no hace la revolución. Mira por televisión qué candidato le gusta más que otro y le da el voto”.
También Grillo se ha topado con algunas incomprensiones internas.18 diputados y otros tantos senadores se marcharon o fueron expulsados. Según Grillo, el motivo está claro: “Embarcamos en el proyecto a personas que ni siquiera conocíamos y resultó que eran débiles y se dejaron subyugar por el sistema. Pero yo estoy contento. Ahora somos más fuertes”. Sobre la posibilidad de que tampoco una parte de su electorado —casi 10 millones de votos— haya entendido su rotunda negativa a pactar, se muestra aún más seguro: “Prefiero que me acusen de ser puro y duro que de hacer pactos a escondidas con partidos corruptos. Prefiero perder votos por no pactar a ganarlos por aliarme con mafiosos”.
El todavía cómico asegura que su propuesta de salir del euro no es una utopía —“la utopía sería quedarse, hemos delegado nuestra soberanía y tenemos que recuperarla”—, ni tampoco garantizar un sueldo base: “Aquí se están haciendo políticas para abolir todos los derechos, para permitir a las multinacionales llegar y comprarse el país. Ellos no dan trabajo. Compran las estructuras del país: agua, luz, gas… Tendrán que pasar generaciones antes de entender lo que está pasando ahora”. Y, pese a todo, el líder del M5S advierte de que la revolución más importante en Italia es la de la honestidad: “La corrupción se ha institucionalizado. Los nuevos mafiosos están ya dentro del sistema y hacen las leyes. Es aterrador. Y lo peor es que Italia ha sido reconstruida de tal manera que si eres una persona de bien te expulsan del sistema y eres considerado estúpido. Es muy difícil salir delante de forma honesta. De ahí mi rabia. No es marketing. Es una rabia compartida con 10 millones de personas. Por eso no tengo ninguna duda de que, antes o después, venceremos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Buscar este blog