domingo, 12 de abril de 2015

“Si podemos detener a Monsanto, podemos cambiar el mundo”

manua chao contra monsanto en argentina
Todo comenzó con algunos vecinos que se reunieron para averiguar lo que significaría si Monsanto se ubicaba en su ciudad. Hoy se han convertido en cientos, miles, y en semanas, decenas de miles de residentes y simpatizantes que organizan regularmente manifestaciones y crean bloqueos permanente en una obra en construcción.
No se trata de cualquier construcción, es la ubicación de lo que habría sido – si no fuera por el poder de la gente – la planta de procesamiento de semillas modificadas genéticamente más grande del mundo. La localidad de Malvinas (Provincia de Córdoba, Argentina) detuvo a Monsanto. Su historia y la inspiración resuenan en todo el mundo. Como Vanessa y otros reflejan, si pueden detener al gigante Monsanto, pueden cambiar el mundo…y poco a poco van haciendo precisamente eso. La luchas en defensa de la tierra, agua, aire y bienes comunes en América Latina es cada vez mayor, con historias de mega proyectos mineros que se detuvieron por que las comunidades utilizan sus cuerpos como bloqueo, y proyectos de represamiento detenidos por las asambleas de vecinos. Uno de estos muchos ejemplos está en la localidad de Malvinas, una ciudad de 12000 habitantes y gran cantidad de energía.
En enero de 2015 hablé con Vanessa Sartoris, uno de las fundadoras y actual participante de la Asamblea Malvinas. Vanessa tiene 28 años de edad, tiene una hija de dos años, Alma, y ​​su participación en el movimiento para detener Monsanto, como ella explica, cambió su vida y lo que ella cree que es posible.
“La primera noticia sobre la llegada de Monsanto y su afirmación de que iban a construir lo que habría sido la planta de procesamiento de semillas modificadas genéticamente más grande del mundo en nuestro municipio, Malvinas, fue por medio de un anuncio en los medios de comunicación por la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, mientras ella estaba en los Estados Unidos.
Malvinas ya es una ciudad muy contaminada. Está rodeada de cultivos de soja y su fumigación es tóxica. La mitad de los 12000 habitantes de nuestra localidad son niños menores de 18 años, y los niños están sufriendo terribles consecuencias para la salud a causa de la fumigación. Los que viven más cerca de los campos tienen tremendos problemas con leucemia y cáncer, en particular los niños, y muchos también tienen asma, alergias y problemas respiratorios. Las mujeres sufren regularmente abortos espontáneos. Ya estamos enfermos. Poner a Monsanto tan cerca de nuestras casas terminaría matándonos. El plan era poner Monsanto a 800 metros de la escuela más grande de la ciudad.
Nuestra resistencia comenzó el 24 de julio de 2012, cuando un grupo de nosotros, los vecinos, nos reunimos e invitamos al Dr. Raúl Montenegro (un biólogo especializado en estos temas) para reunirse con nosotros y explicarnos lo que podría significar una planta de Monsanto. En las dos semanas siguientes se organizó la Asamblea de Malvinas, integrada por vecinos – gente común – casi ninguno de nosotros había tenido alguna experiencia organizativa antes. Las primeras Asambleas tenían cientos de personas. Organizamos todo de manera horizontal, en el sentido de que no tenemos un líder y podemos tomar todas las decisiones, juntos. La policía se frustró mucho con esta situación, porque cada vez que teníamos una demostración, preguntaban: “¿Quién es el líder? ¿Quién está a cargo?”. Y les decíamos. “No, todos somos líderes, todos nosotros estamos a cargo”
Regresando al principio…después de esa primera asamblea, de inmediato empezamos a organizar grandes marchas en la ciudad de Córdoba, para recoger firmas y demandar reuniones con el alcalde y con diferentes organizaciones. Los diferentes grupos que ya estaban luchando contra Monsanto en Argentina llegaron a Córdoba para mostrar su solidaridad. Nos las arreglamos para organizar marchas en Córdoba, la capital provincial, de más de 10000 personas, y para reunir un gran número de firmas. Desde el principio exigimos que cumplan con la Ley Nacional del Ambiente de Argentina, que dice que antes de que cualquiera de estas empresas de capital de riesgo, se debe primero presentar un estudio de impacto ambiental que tiene que ser aprobado, incluyendo el hacer una consulta popular en la zona propuesta.
Monsanto hizo todo al revés, trato de construir sin presentar ningún documento para ver si sería bueno o malo para el medio ambiente.
Lo intentamos todo tranquilamente y sin confrontación al principio, con firmas y marchas, hasta que finalmente, juntos, empezamos a bloquear la construcción del sitio. No te puedes imaginar la rabia y el dolor que teníamos cuando veíamos los camiones de Monsanto pasar llenos de materiales de construcción, sabiendo que iban a construir algo tan tóxico para nosotros. Sabíamos que era una medida extrema, pero que debía ser tomada. Empezamos a estudiar, a observar sus movimientos y ver qué día llegaban en camión la mayoría de los suministros, cosas como el cemento, etc. Encontramos que los martes y miércoles era cuando ellos movían la mayor parte del material, por lo que esos fueron los días que creamos barreras humanas; de pie, delante de los camiones, con pancartas y banderas que decían, “No a Monsanto”, “Fuera Monsanto” y “Asamblea de Malvinas”. Si querían mover el material  tendrían que pasar por encima de las personas – de manera que se dieron vuelta. Por supuesto, esto causó un montón de enfrentamientos y provocó muchas discusiones, pero sabíamos que era nuestra única manera de impedir la construcción de la planta.
El 18 de septiembre del 2013 organizamos una gran fiesta a las puertas de la obra, denominada “Primavera sin Monsanto”. Había un montón de personas y organizaciones de toda Argentina, no sólo grupos ecologistas. Hubo organizaciones vecinales y grupos comunitarios; personas del Sur que estaban luchando contra un proyecto minero, y el conjunto de la Rioja que había detenido la minería en su área, había indígenas del Chaco y Paraguay, y algunos de Brasil que también estaban luchando contra la soja modificada genéticamente; había muchos de Uruguay e incluso América Central. El sentimiento de todos era el mismo – tenemos que parar al monstruo de Monsanto. Muchos periodistas también llegaron a cubrir la noticia. Fue entonces que decidimos crear un campamento permanente a las puertas del sitio hasta que Monsanto se retire de Malvinas Argentinas.
El campamento continuó, mantuvimos el bloqueo de los camiones y luego, el 8 de enero de 2014, los tribunales de Córdoba decidieron llegar a un acuerdo, con los documentos que presentamos hace un año y medio, y dijeron que Monsanto tenía que detener la construcción y que sus permisos eran ilegales porque no cumplían con la Ley Nacional de Medio Ambiente. Pudimos detener a Monsanto hasta que sean capaces de presentar un estudio de impacto ambiental, uno que el pueblo apruebe.
Monsanto va a contraatacar. Ellos van a tratar de nuevo. Y todos los partidos políticos están de acuerdo en el tema de Monsanto: la Presidenta de Argentina es una de esas partes, y apoya a Monsanto, el Gobernador de Córdoba es otro y también es compatible con Monsanto, y el Alcalde de Malvinas es otro  que apoya a Monsanto. No hay diferencia, todos están, por desgracia, alineados bajo el dinero. Monsanto trata también de comprar a la gente. El año pasado, en 2014, Monsanto trabajó muy duro en la localidad de Malvinas, tratando de mostrar a la gente que es por su bien y así tratar de ganar su apoyo – utilizando el sistema típico de patrocinio, que otras multinacionales utilizan en las ciudades pequeñas – donde ofrecen viajes a grandes ciudades y pueblos con todos los gastos pagados, como La Rioja o Buenos Aires, o diferentes cosas, como cursos de formación, talleres de artesanía, becas a estudiantes, talleres de arte culturales para los niños, así como regalos, termos, cuadernos y bolígrafos. La compañía incluso donó una ambulancia al hospital de Malvinas, todos los regalos dicen: “mira lo bueno que es Monsanto” y “el progreso de las Malvinas es con Monsanto”. Pero vamos a resistir -. Nunca dejaremos de resistir.
Pero si les piden, harán lo que se tenga que hacer
La Asambleas continúan reuniéndose todo el tiempo y todavía hay un campamento. Durante tres años, la asamblea se ha reunido en la casa de algún vecino o en un lugar público. Hoy somos un núcleo de unas pocas docenas que nos reunimos todo el tiempo, no son los mismo 400 que al principio, pero hay muchas, muchas personas que siempre participan si es necesario – hay anillos y más anillos de nosotros. Somos como una cebolla. Las personas no pueden participar en todas las reuniones cada semana, pero si les piden, harán lo que se tenga que hacer. Lo mismo es cierto para todos los grupos y organizaciones que nos apoyaron – sindicatos, estudiantes, otros grupos con los que estamos en contacto, otras asambleas alrededor de todo el país y alrededor de todo el mundo con quienes estamos en contacto.
Se me pone la piel de gallina al conocer gente de otros lugares que comparten el impacto de lo sucedido – lo que significa – porque realmente es como, no sé si magia sería la palabra, pero es tan enorme, que hay mucha emoción. Si alguien me hubiera dicho hace un tiempo. “Su futuro es este”, yo no lo hubiera creído porque todos nosotros en la Asamblea somos sólo vecinos – estudiantes, maestros, amas de casa y trabajadores”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Buscar este blog