miércoles, 11 de marzo de 2015

Lorenzo Schoonbaert


El fan del Brujas que aplazó la eutanasia para ver a su equipo

Lorenzo Schoonbaert, aficionado del Brujas belga y enfermo de cáncer terminal, aplazó su eutanasia para cumplir uno de sus sueños


Lorenzo Schoonbaert con su familia / BrujasLorenzo Schoonbaert con su familia / Brujas
Bill Shankly dijo una vez que "El fútbol no es cuestión de vida o muerte; es mucho más que eso", y así lo parece tras ver la hazaña de Lorenzo Schoonbaert 'Lorre', aficionado del Brujas belga que padece un cáncer terminal por el que ha sido ha sido intervenido en 37 ocasiones en los últimos 20 años; un sufrimiento que le llevó a tomar la decisión más difícil de su vida: acabar con esta mediante la eutanasia, pero no sin antes disfrutar de un partido del equipo de su corazón.

El pasado domingo, el estadio Jan Breydel no vibró como en otras jornadas de la Jupiler Pro League. Por primera vez en mucho tiempo el corazón de sus aficionados no estaba para el Brujas, sino para apoyar a uno de los suyos que vería a los Blauw-Zwart por última vez y así se lo hicieron saber. Los 20.000 espectadores corearon consignas en apoyo a Lorenzo, en especial el popular "You'll never walk alone", durante el encuentro y el club le invitó a realizar el saque de honor acompañado por su hija Dina de 7 años.
Como no podía ser de otra forma en esta historia, el Brujas ganó con un contundente 3-0 y le dedicó la victoria a uno de sus más acérrimos fans. Tras el encuentro, todos los futbolistas del equipo estuvieron y charlaron un buen rato con Lorre. El guardameta australiano del equipo, Maty Ryan, fue uno de ellos y no dudó en hacerse una foto con él y subirla a las redes sociales. "Sin palabras después de conocer a Lorenzo. Todos mis pensamientos están con él y con toda su familia", añadió.
Ver imagen en Twitter
Tras esta experiencia, Lorenzo no pudo asegurar más que "Estoy increíblemente feliz ahora, este será un buen recuerdo para mi hija. Mi último sueño se ha hecho realidad, ya puedo morir en paz. Lo celebraré desde el Cielo". Un día más tarde, el lunes, a Lorre se le administró una inyección para que por fin pudiera descansar en paz después de haber cumplido su último deseo; su familia comunicó que "Como él mismo decía, tenemos que mirar hacia arriba... y cuando veamos una estrella que brilla, ese será Lorre. Él siempre será querido, amado y le echaremos de menos... Lorre fue valiente hasta el último minuto, tenía todo bajo control y disfrutó de sus últimos momentos con sus seres más queridos".
La historia de Lorre es, sin duda, una de esas demostraciones de que el fútbol es algo más que un deporte, algo más que veintidós tíos corriendo y dando patadas a un balón. Es una pasión que te acompaña a lo largo de toda tu vida, incluso hasta tu último suspiro. Descansa en paz, Lorre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Buscar este blog