miércoles, 9 de septiembre de 2015

El arte de la resiliencia


El arte de la resiliencia o cómo recuperarte del fracaso

El arte de la resiliencia o cómo recuperarte del fracaso
Intenta tener un estilo de pensamiento más orientado al logro de objetivos que al drama. (Foto: Reuters)
La resiliencia es más importante que el coeficiente intelectual, y es una de las habilidades más útiles en el mundo de los negocios. Pero, ¿cómo ser más resiliente? Te comparto 3 tips.

PUBLICICDAD
Empecemos con una sencilla prueba para evaluar qué tan resiliente eres:
Vas caminando por la acera, a punto de llegar a una de las reuniones más importantes de tu vida. De pronto, un auto pasa sobre un charco y te empapa. En el siguiente segundo te inunda el enojo. ¿Cuánto tiempo tardas en reponerte a esa emoción?
a) Más de 5 minutos. Incluso, soy capaz de perseguir al automóvil que me mojó.
b) Menos de 5 minutos.
c) Unos cuantos segundos. Casi de inmediato decido si regreso a cambiarme o si entro así a la reunión.
Cuando hago esta pregunta en público, son los menos los que eligen “c”. Esa respuesta indica que eres muy resiliente. Si contestaste “b”, estás en el promedio. Si contestaste “a”, debes empezar a trabajar en tu resiliencia lo antes posible.
La resiliencia es más importante que el coeficiente intelectual. Es una de las habilidades más útiles en el mundo de los negocios y hace la diferencia al momento de recuperarse de los fracasos. Pero, ¿qué es?
Se trata de la capacidad de sobreponerte a la pérdida y volver “a tu centro”, donde piensas con claridad y puedes tomar decisiones basadas en la razón. En el campo de la física, la resiliencia es la capacidad que tiene un resorte de volver a su posición original después de estirarse.
Como ya hemos mencionado en este espacio, en el mundo de las pymes el fracaso es más común que el éxito: si hoy se abrieran 10 pequeños negocios y viajáramos al futuro 10 años, sólo uno de ellos existiría. Es por eso que la resiliencia entre fundadores de empresas es indispensable.
De acuerdo con Karen Reivich y Andrew Shatte, doctores en psicología y autores del libro The resilience factor, el factor que más incide en nuestra resiliencia es la forma en la que vemos el mundo e interpretamos los eventos que nos suceden; en otras palabras, nuestro estilo de pensamiento.
Alguien que llegó a conclusiones similares, por un método diferente, es mi socio y amigo Luis López de Nava, uno de los socios de Fuckup Nights. Hace tiempo, los cinco cofundadores filosofábamos en torno de la pregunta ¿qué es el fracaso? Y la respuesta de Luis nos pareció definitiva: el fracaso es un estado mental.
Ya que tu estilo de pensamiento incide en tu resiliencia, tú sólo te sientes como un fracaso en la medida que te lo crees.
El estilo de pensamiento se define durante la infancia, por lo que cambiarlo es un reto, pero vale la pena. Si quieres hacerlo, te recomiendo leer The resilience factor, o bien, acercarte a un buen coach o terapeuta.
Mientras tanto te dejo tres tips fáciles de llevar a la práctica que te pueden ayudar a ser más resiliente:
  1. Cuando tus emociones vienen muy fuerte, la mejor estrategia es calmar tu cuerpo. Así creas las condiciones para que la mente se haga cargo. Siéntate o acuéstate, y respira profundo por un buen rato.
  2. Habla con alguien neutral y de confianza acerca de cómo te sientes. Las personas con altos niveles de resiliencia aprovechan sus conexiones con otros para lidiar con las experiencias difíciles.
  3. Intenta tener un estilo de pensamiento más orientado hacia el logro de objetivos que hacia el drama (en otras palabras, recuerda que la vida no es como las telenovelas). http://www.forbes.com.mx/el-arte-de-la-resiliencia-o-como-recuperarte-del-fracaso/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Archivo del blog

Buscar este blog